Tarifa eléctrica de acceso

         La estructura de tarifas de acceso tiene una fórmula binomia compuesta por un término de potencia, un término de energía activa y, en su caso, término de energía reactiva. Estos términos se obtienen de la siguiente forma: 

→Término de Potencia:
     Para cada uno de los períodos tarifarios aplicables a las tarifas, se contratará una potencia, aplicable durante todo el año. El término de facturación de potencia será el sumatorio resultante de multiplicar la potencia a facturar en cada período tarifario por el término de potencia correspondiente. La determinación de la potencia a facturar se realizará en función de las potencias contratadas en cada período tarifario y, en su caso, dependiendo de cada tarifa, las potencias realmente demandadas en el mismo durante el período de facturación considerado.
      En el caso de los peajes de acceso 2.0 DHA y 2.1DHA correspondientes a dos periodos, existe un único término de potencia. Y el control de la potencia demandada se realizará mediante la instalación del ICP (Interruptor de Control de Potencia).
      Para las tarifas 3.0A, 3.1A., el control de la potencia demandada se realizará mediante aparatos de medida llamados maxímetros, que miden la máxima potencia registrada en cada periodo a lo largo del mes. La facturación será:
  •  Si la Potencia máxima demandada está entre el 85% y el 105% de la Potencia Contratadase facturará la Potencia Registrada.
  • Si la Potencia máxima demandada es menor al 85% de la Potencia Contratadase facturará el 0,85 de la Potencia Contratada.
  • Si la Potencia máxima demandada es mayor al 105% de la Potencia Contratadaserá objeto de penalizaciones en su factura
     En las tarifas 6.1A., el control de la potencia demandada se realizará mediante aparatos de medida llamados maxímetros, que para este modo de facturación miden la máxima potencia cuarto horaria.

→Término de energía activa:
     El término de facturación de energía activa será el sumatorio resultante de multiplicar la energía consumida y medida por contador en cada período tarifario por el precio término de energía correspondiente. El término de facturación de energía activa se facturará mensualmente, incluyendo la energía consumida en el mes correspondiente a cada período tarifario.

→Término de energía reactiva:
      Algunos dispositivos necesitan crear campos magnéticos para su funcionamiento lo cual supone un consumo de energía de carácter inductivo, conocida como energía reactiva, por la cual la compañía suministradora nos penalizara ya que debido a ella, la intensidad y la potencia necesaria para cubrir nuestra demanda se ve incrementado. 
      La Energía reactiva es aquella energía que consumen ciertos aparatos que necesitan crear campos magnéticos para su funcionamiento tales como motores, transformadores,...
    El término de facturación por energía reactiva será de aplicación a cualquier tarifa, para lo cual se deberá disponer del contador de energía reactiva permanentemente instalado, excepto en el caso de la tarifa simple de baja tensión (2.0A). Este término se aplicará sobre todos los períodos tarifarios, excepto en el período 3, para las tarifas 3.0A y 3.1A, y en el período 6, para las tarifas 6, siempre que el consumo de energía reactiva exceda el 33 por 100 del consumo de activa durante el período de facturación considerado (cos φ < 0,95) y únicamente afectará a dichos excesos.
      Los suministros acogidos a la tarifa simple (2.0A de un solo periodo) deberán disponer de los equipos de corrección del consumo de energía reactiva adecuados para conseguir como máximo un valor medio del mismo del 50 por 100 del consumo de energía activa; en caso contrario, la empresa distribuidora podrá exigir al consumidor la instalación, a su costa, del contador correspondiente o bien instalarlo con cargo a dicho consumidor cobrando el alquiler legalmente establecido y efectuar en el futuro la facturación a este consumidor del término por energía reactiva correspondiente en los períodos de lectura en los que el consumo de reactiva exceda los límites fijados a la distribución en la regulación correspondiente.
      Con carácter general, el contrato será anual, existiendo excepción a esta norma en los casos de contratos de temporada (<12 meses de forma repetitiva) y contratos eventuales (<12 meses para un fin concreto; transitorio y esporádico), que tienen un recargo en el término de potencia.