¿Cómo ahorrar electricidad en Comunidades de Regantes?. Los principales equipos a utilizar.

Variadores de velocidad y arrancadores progresivos son los elementos más utilizados en la industria y otras instalaciones con equipos electromecánicos (bombas) pero ¿qué aportan estos equipos electrónicos?
Estos equipos controlan los motores, reduciendo el consumo y alargando la vida de los equipos. En el caso de los arrancadores progresivos se consigue una puesta en presión progresiva del fluido en la canalización. De esta manera reducen pico de intensidad que el motor demanda en el arranque.
Con este arranque (y parada) progresivo se minimizan los efectos producidos por golpes y vibraciones, sobre todo reducción de los golpes de ariete y de válvulas (en presencia de la red eléctrica). Por tanto se disminuye la fatiga de las tuberías con la disminución de los fenómenos de depresión y sobrepresión.
Los variadores de velocidad gestionan la carga de trabajo de las bombas ajustando el punto de funcionamiento modificando la velocidad del motor y actuando sobre las bombas para aportar el caudal demandado en cada momento a la presión requerida con el mínimo consumo de energía. La principal ventaja que presenta es el ahorro en potencia activa y reactiva.
El variador puede mejorar la eficiencia respecto al funcionamiento de la bomba sin él, pero no consigue que la eficiencia sea alta para todo el rango de caudal. Así pues, para caudales significativamente por debajo del punto de funcionamiento óptimo de la bomba tenemos que pensar en otras soluciones, como equipos independientes.
Estos equipos pueden ser una buena solución para ahorrar electricidad en instalaciones con equipos de bombeo. Un análisis de la facturación actual así como de las características técnicas de los equipos nos permitirán realizar el estudio técnico económico y analizar su viabilidad.
La eficiencia energética (o ahorro energético) en todos los procesos es uno de los aspectos más importantes para conseguir explotaciones viables y rentables.
Los costes de explotación dependientes de la energía han ido aumentando de manera constante durante los últimos años. Por otro lado, el mercado eléctrico también ha sido objeto de cambios normativos que afectan a la contratación, por un lado, y al dimensionado y gestión de las instalaciones.
Por estas razones conviene:
- Establecer objetivos respecto al consumo de energía y hacer un seguimiento de estos objetivos.
- Adecuar el contrato con la compañía comercializadora, de acuerdo con la gestión de las instalaciones teniendo en cuenta los periodos de máximo consumo.
- Renovarlo periódicamente aprovechando la liberalización del mercado, solicitando varias ofertas.
- Analizar costes energéticos comprobando la facturación respecto a los objetivos establecidos y que no hay errores en la facturación, excesos de potencia, energía reactiva,…
- Estudiar la posibilidad de aprovechar los equipos electrónicos para conseguir ahorro energético: variadores de velocidad, baterías de condensadores,…
- Posibilidad de acogerse a ayudas y subvenciones relacionadas con el Ahorro y Eficiencia energética.
El ahorro energético que se puede obtener no es de ninguna manera despreciable, algunos datos señalan que en instalaciones de riego se han alcanzado ahorros de hasta el 30 %.
Ofrecemos los servicios para analizar la facturación eléctrica de las comunidades de regantes, así como de explotaciones agrícolas, ganaderas e industrias agroalimentarias.